Bien venido

SI TE GUSTA LA POESIA ESTAS EN TU CASA

sábado, 19 de febrero de 2011

Los tres hermanos


Los tres hermanos

Eran tres hermanitos que querían hacer una excursión al campo con su perro chuky.
Estos tres hermanitos se llamaban… Raúl, Rubén, y Ferrán.
Estos niños eran muy espabilados y les encantaba la naturaleza y pasear los campos,

Pero claro… eran niños muy pequeños y sus papas no los dejaban salir al monte solos
Pero ellos eran muy tenaces e insistían siempre a sus padres.
¡Mamá! -Déjanos salir por favor, nos vamos a portar bien, y nos llevaremos al chuky
Para que nos proteja ¡Vale!... No, no quiero que vayáis solos al monte ya os lo hemos dicho.
Se salen al patio y hablan entre ellos… Podemos decirle al yayo que nos acompañe y así- si nos dejaran, -dice Ferrán… Si, yo se lo diré dijo Rubén, no… dijo Raúl iremos los tres vamos.
¡¡¡Yayo!!! Ven, ¿quieres venir con nosotros al monte? ¿Para qué?, pregunta el abuelo…
Ferrán le hace una señal al abuelo para que se agache y le dice al oído…tsssss!....
Yayo, queremos coger Muérdago, y Ruscus para mamá para que adorne la casa estas- navidades… ¡Ah! -dijo el abuelo me parece muy buena idea vamos que os acompaño, traedme los palos de andar, y nos vamos.
¡Yayo! ¿Cogemos también los nuestros?... no que luego os cansáis y los tengo que llevar yo, -bueno pues vámonos entonces-.
Subieron al monte muy contento los cuatro y el perro que era muy, muy grande tan- grande que parecía una vaca, era de la raza “Akytainu” que es un perro muy grande y- cariñoso, y era blanco y negro.

Iban jugando y saltando por el camino cuando de pronto… ¡¡¡Yayo!!! Ven mira aquí hay Ruscus, ¡ten cuidado Rubén! –Dijo el abuelo- ten cuidado no te pinches que eso escuece mucho ya lo corto yo, vale Yayo, pero cógelo que tenga muchas bolas rojas que es más bonito.
Siguieron subiendo y encontraron un gran arbusto de Muérdago precioso y cortaron unas cuantas ramas.

Cuando llegaron a casa su mamá se puso muy contenta y les dijo que estaba muy-contenta por que este año la casa estaría muy adornada, pero que tenían que ayudarla a decorar la casa. Todos estuvieron de acuerdo en ayudar, y no veían el momento de ponerse manos a la obra.
¿Mamá lo ponemos ya? ¡No! Esta noche lo dejamos en agua y mañana ya lo pondremos…
A la mañana siguiente se levantaron muy agitados deseando decorar la casa, y -desayunaron muy deprisa, la mamá saco el árbol y el portal de belén, estuvieron toda -la mañana trabajando y cuando terminaron se miraron unos a otros sonriendo,
¡Que bonita esta verdad mamá! Es la casa más bonita del barrio, si que está bonita,
Gracias a vosotros que habéis trabajado mucho habéis traído el Ruscus y el muérdago.

Sois unos niños muy buenos… seguro este año los reyes se portaran bien con vosotros.
¿Mama podemos escribir ya la carta de los reyes magos?
Esta noche la escribiréis, pero tenéis que ser muy prudente con lo que pedís a los reyes
Y cuando escribáis la carta recordad que hay muchos muchísimos niños que no tendrán nada.
¿Mamá podemos pedir para esos niños?, ¡claro que si Rubén todos podéis pedir para ellos! ¿Mamá?.. –dice Raúl. ¡Podemos escribir un villancico para que los reyes se lo den ha los niños!... Muy buena idea Raúl, pero escríbelo tu que eres el mayo. Vale mami…
¡¡¡Ferrán, Rubén!!! Vamos a la habitación corred… Y los tres juntos compusieron este villancico.

Estamos en nuestras camas
Los tres juntos a la vez
Somos tres niños pequeños
Ferrán, Raúl, y Rubén.

Queridos reyes de oriente
Te venimos a pedir
Que cuidéis todos los niños
Y que los hagáis feliz.

Raúl, le pide a Melchor
Ferrán, le pide a Gaspar
Y Rubén que es más meloso
Se lo pide a Baltasar.

Traedles muchos juguetes
A los niños que están solos
Y si no tenéis bastante
Os damos los de nosotros.

Queridísimos reyes magos que traéis los juguetes, no os olvidéis de todos-
Los niños del mundo, para que estas navidades ni ninguna otra estén solos vale.
Raúl, Rubén, y Ferrán.

Los niños guardaron la carta debajo de la almohada, y se acostaron a dormir, y esa- noche soñaron que volaban sobre el mundo y regalaban ¡¡¡¡muuuchas cosas!!!!
A todos los niños y niñas, y que ellos pedían solo una cosa para que los reyes tuviesen regalos para todos.

Y colorado, colorín, el cuento llegó a su fin.

Paz y Amor para todas las personas de buen corazón en estas fechas

Ana Olmo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada